Los fondos de inversión, interesados en el negocio promotor en españa

  • PDF

 

Según Mikel Echavarría, consejero de IREA,  durante los últimos dos años se han multiplicado los procesos de venta de inmuebles adjudicados y activos en renta en los que los fondos de inversión han sido los principales protagonistas desde el lado comprador.

Con la gran competencia compradora existente, muchos de estos fondos se plantean diversificar sus estrategias de inversión en España.

Entre estas estrategias destaca la decidida entrada en el negocio promotor, adquiriendo suelo finalista o promociones inacabadas, donde las rentabilidades, acordes con los riesgos de este negocio, deberían cumplir las expectativas de rentabilidad de estos inversores.

Salvo que un fondo desee reinventar el negocio promotor, constituyendo una empresa promotora con sus equipos de profesionales y su estructura, lo más normal es que trate de gestionar estas oportunidades a través de partners promotores, técnicos, comerciales e incluso financieros.

Sin embargo, la constitución de una nueva empresa promotora podría tener todo el sentido en la actualidad, libre de herencias de las sociedades tradicionales en relación con sus proyectos anteriores, sus refinanciaciones y sus potenciales pasivos contingentes.

Actualmente es posible encontrar excelentes profesionales expertos en promoción inmobiliaria disponibles como consecuencia de la debacle sufrida por el sector y por las prejubilaciones realizadas por el sector financiero.

Constituyendo una promotora desde cero, o reconvirtiendo una sociedad con experiencia en este negocio, un fondo podría capturar todo el valor de esta actividad en un momento donde la competencia se ha restringido a un número muy reducido de promotores con capital suficiente y en el que parece razonable pensar que la bajada de los precios de las viviendas ha tocado fondo.

Entre los aspectos clave para poder concertar este tipo de acuerdos o alianzas con promotores destacamos, además de que el proyecto sea rentable y tenga sentido, poder anticipar los requisitos de rentabilidad, liquidez, múltiplos y control de estos fondos para poder presentar adecuadamente una estructura lógica de coinversión, gestión y supervisión financiera y técnica del proyecto conjunto